Alfonsina Murialdo/ Columna de espectáculos