Angelelli: perpetua para los acusados

Angelelli: perpetua para los acusados

Los represores Mario Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados luego de habérselos encontrado responsables del crimen de monseñor Enrique Angel Angelelli, cometido en 1976. Durante años la dictadura militar sostuvo que el obispo riojano había muerto como consecuencia de un accidente automovilístico.

Los jueces del Tribunal Oral Federal Penal 26 dispusieron prisión de cumplimiento efectivo sin prisión domiciliaria. Los pedidos correspondieron a la fiscalía y las querellas, entre ellas la Iglesia Católica; la institución también reclamó que se los juzgue por «odio religioso».

Angelelli falleció el 4 de agosto de 1976 cuando conducía su camioneta al regresar de una misa de homenaje a dos curas y un catequista asesinados, y a la altura de Punta de los Llanos, sobre la ruta 38, el vehículo volcó. La víctima estaba acompañada por el sacerdote Arturo Pinto. El obispo sobrevivió al vuelco y su cuerpo quedó tendido en el pavimento, donde un rato después murió. Algunas versiones dan cuenta de que habría sido rematado a golpes en la cabeza en esa agonía.

 

Compartir en: