El costo salarial de contratar un trabajador se redujo un 60% en la Argentina.

El costo salarial de contratar un trabajador se redujo un 60% en la Argentina.

Por Ernesto Matos, Economista (UBA) , investigador FCE-UBA / CESO / C. C. de la Cooperación Floreal Gorini

¿Qué significa un cambio? ¿Qué significa cambiar? Para una respuesta a estas preguntas, utilicemos los recursos literarios, repasando los Escritos Imprudentes Argentina, el horizonte y el abismo (2002) por José Pablo Feinmann. Es un libro del año 2002, plena crisis social, en su primera parte denominada En busca de la Argentina –ironía de la actualidad que vivimos-  hay un artículo titulado Muerte y resurrección del psicobolche. El articulo versa, para nuestro intereses sobre que significa un cambio, basado en sus experiencias psicoanalíticas, el autor dice: Esta, desde luego, es una de las facetas más crueles que tienen ciertos terapeutas: la mejoría implica un cambio radical en la personalidad del paciente, sólo habrá mejoría (o curación) si este cambio se produce. Caramba, nadie se odia tanto a sí mismo como para desear ser otro. ¿No será posible acceder al maravilloso universo de la cura conservando aquello que de nosotros nos gustaba?

Tal vez las preguntas que surgen son ¿Nos odiamos tanto como para querer cambiar de política económica? Por otro lado, en estas palabras del 2002, aparece lo radical como cambio, este tercer gobierno radical que tiene como conducción al PRO ¿Habrá meditado lo sucedido en los gobierno de Alfonsin y De La Rua como para concluir que la mejor opción de construcción política fue definir en las PASOS la candidatura presidencial? Si al fin y al cabo ¿Necesitaba la UCR, como partido nacional, de la conducción política del PRO para la elección de 2015? Preguntas para otro artículo.

Pero el artículo continúa: Sea como fuere, la idea central del análisis es el cambio. ¿Cómo no habría de ser constitutiva psicobolche? Todo psicobolche busca un cambio social. La idea del cambio lo constituye. El cambio social. El cambio política. El cambio personal. El cambio económico. El cambio histórico. El cambio personal. Así, el psicobolche es un ser permanentemente abierto al cambio. ¿No es un acto de valentía animarse a cambiar? ‘No vive la mayoría de la gente aferrada a sus creencias, a sus miedos y hasta a sus mezquindades con tal de no cambiar, o, más exactamente, por miedo a cambiar?

Lo que nos deja claro, la reflexión de JPF, es que ¿Cómo se generó ese odio así mismo como para elegir un cambio político, económico, histórico o personal? ¿Es el odio un instrumento de reflexión? No, debería ser la razón la forma de canalizar nuestros excesos emocionales –a veces violentos o no-, dar un espacio para contar hasta diez y luego decir o exclamar lo que sale de las entrañas puede ser una recomendación sana. Porque debemos saber que nuestras decisiones, tienen consecuencias económicas y sociales, y hasta políticas.

Decimos esto porque según el informe del Laboratorio de Economía Nacional e Internacional – CEFMA (Abril2017) se redujo el costo de contratar trabajadores en las Grandes Empresas en un 60% (promedio), las causas de esta reducción están en la devaluación de diciembre de 2015, la inflación del 41% de 2016 –la mayoría de las paritarias no alcanzaron a ganarle a la inflación-, las suspensiones, adelanto de vacaciones, despidos y cierre de fábricas por la apertura importadora o lo que denomina el gobierno un proceso de reconversión productiva. El cambio entre 2016 y 2015 fue que se destruyeron puesto de trabajo registrado por 44.465, no ocurría algo así, según los datos del informe, desde 2009, pero el año 2009 estuvo condicionado por el inicio de la crisis financiera-económica más impactante, desde 1929.

Las economías regionales, según el informe basado en datos del INDEC, que la destrucción de puestos de trabajo -principalmente- en Nuevo Cuyo fue de 13.284;  Patagonia 12.913; Centro y Buenos Aires (región pampeana) 11.626; NEA 4.099; y NOA 2.543. Solo cuatro provincias tuvieron creación de puestos de trabajo registrado pero no alcanzo para revertir lo ocurrido en 2016.

El otro cambio económico, si abordamos los datos del informe, desde la óptica de los puestos de trabajo registrados por sector de actividad económica nos muestra que se  destruyeron puestos de trabajo en la: Construcción (43.625); Industria Manufacturera (26.959); Actividades Inmobiliarias, Empresariales y de Alquiler (11.563) Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura (7.189); y Explotación de Minas y Cantera (5.864). Estos dos últimos sectores beneficiados por el gobierno al modificar los derechos de exportación, esa medida tuvo como consecuencia la destrucción de puestos de trabajo registrados por un total de 13.053 ¿Tanta era la cólera que influencio en nuestra decisión política? ¿Deberemos contar hasta diez antes de volver a tomar otra decisión? Tal vez. La decisión del cambio radical hoy está angustiando a muchos hogares en la Argentina. Las grandes empresas (ahora un poco más desagregado) según el informe del Laboratorio de Economía Nacional e Internacional – CEFMA: Las Empresas de entre 201 y 1000 asalariados y más de 1000 asalariados redujeron el costo salarial (el costo en que incurre el empleador al contratar un trabajador en relación de dependencia. Incluye la remuneración total y las contribuciones patronales) en un 54.9% y 65.9%, respectivamente, entre 2016 y 2015. ¿Para quién fue la mejoría del cambio radical? 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en: