¿Dónde están los nietos que faltan?

¿Dónde están los nietos que faltan?

El martes 5 de agosto, tras 36 años de incansable búsqueda, Estela Barnes de Carlotto recibió la noticia que tanto tiempo esperó: había sido identificado su nieto, Guido Carlotto, hijo de su hija Laura, secuestrada y desaparecida en 1977 por la dictadura cívico-militar argentina.

La jueza María Romilda Servini de Cubría fue la encargada de darle la buena nueva a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo: no sólo se había recuperado la identidad de un nieto más, sino que además era el suyo.

El 4 de junio de 2014, a poco de que Guido cumpliera 36 años, Estela declaró ante el Tribunal Federal 1 de La Plata en la causa que se le sigue a 21 represores por las detenciones, torturas y desapariciones ocurridas en el centro clandestino La Cacha, donde habría estado su hija Laura. Allí dijo “tal vez alguna de mis palabras les llegue al corazón y puedan decir dónde están los nietos que faltan recuperar”.

Como era de esperar, no fueron los represores quienes dieron la información para que este encuentro fuera posible. Fue el propio joven quien se acercó a la institución de derechos humanos para despejar sus dudas sobre sus orígenes.

Tras hacerse el correspondiente estudio de ADN, se determinó que en un 99,9 % su mapa genético coincidía con el de la familia Carlotto.

 

Reviví en este informe las declaraciones de Estela de Carlotto, realizadas tan sólo dos meses antes del encuentro con su nieto:

[fap_track id=”15402″ layout=”list” enqueue=”no” auto_enqueue=”no”]

 

Locución: Nora Pigeau

Producción: Virginia Ilariucci

Compartir en: