Nuevos avances para garantizar el acceso a la educación universitaria en contextos de encierro

Nuevos avances para garantizar el acceso a la educación universitaria en contextos de encierro

Con la finalidad de potenciar políticas educativas en cárceles y garantizar los estudios universitarios de personas privadas de su libertad, la Universidad Nacional de La Plata firmó hoy una serie de acuerdos con el ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

El presidente de la UNLP, Fernando Tauber, acompañado por el titular de la cartera de Justicia, Gustavo Ferrari, encabezó la firma de los convenios, impulsados desde el Programa de Acompañamiento Universitario en Cárceles, dependiente de la prosecretaría de Derechos Humanos de la UNLP.

También participaron del encuentro el vicepresidente Institucional, Marcos Actis, el secretario General de la UNLP, Patricio Lorente, el secretario Académico, Aníbal Viguera, la prosecretaria de Derechos Humanos, Verónica Cruz, la prosecretaria de Bienestar Universitario, Luisa Cerutti, y el titular del Programa de Acompañamiento Universitario en Cárceles, Tristán Basile, entre otras autoridades.

Tauber remarcó que «la Universidad está comprometida en profundizar sus políticas educativas en cárceles. La finalidad de estos convenios es promover, en acuerdo con el Ministerio de Justicia y el Servicio Penitenciario Bonaerense, una serie de condiciones básicas que permitan a los estudiantes de la UNLP en contextos de encierro poder sostener y avanzar en sus trayectorias educativas, para que cuando salgan tengan más oportunidades de reinsertase en la sociedad».

Entre otros puntos, se acordó la generación de un «Circuito Universitario en Cárceles», que implica que los estudiantes en contextos de encierro transitarán sus trayectorias educativas en una serie de Unidades Penales en las cuales el Ministerio garantizará condiciones para el estudio.

Se rubricó, a su vez, un protocolo de ingreso y permanencia de los estudiantes que accederán a las instalaciones universitarias sin esposas u otros mecanismos de restricción sobre el cuerpo.

Se estableció, además, la realización de una serie de actividades de extensión, investigación, educación formal alternativa y formación en oficios en las Unidades Penitenciarias.

Ambas instituciones también se comprometieron a promover una serie de condiciones básicas para que los estudiantes en contextos de encierro puedan iniciar y sostener trayectorias educativas universitarias.

Compartir en: