Subsidios en Argentina: De grasitas y no grasitas

Subsidios en Argentina: De grasitas y no grasitas

Por Ernesto Mattos / Economista (UBA). Docente e investigador FCEUBA-CCC-CESO. Recientemente un informe del diario “Tiempo Argentino”, que sale los domingos, público un informe sobre el libro “La educación de la clase alta argentina. Entre la herencia y el mérito” de una investigadora del CONICET. Tiempo Argentino sabemos es una cooperativa que tiene un lema: “Dueños de nuestras palabras”. Haciendo honores a su lema justamente porque es dueño de sus palabras puede darle curso a un informe de estas características. No sólo difunde las palabras y conceptos para comprender la actualidad y construir una crítica acorde a estos tiempos.

Pero mejor comencemos por el principio, y nada mejor que tomar a Michel Foucault, en algunos pasajes de su denominado libro “Las palabras y las cosas”, luego de quedarnos en la cabeza con ese cuadro de “Las Meninas”, cuyo “cuadro” podríamos tomarlo como “la foto” del origen social del gobierno actual y de clase social, basados en el informe publicado. Por lo tanto, repensemos lo que plantea Michel: “El mundo está cubierto de signos que es necesario descifrar y estos signos, que revelan semejanzas y afinidades, sólo son formas de la similitud. Así, pues, conocer será interpretar: pasar de la marca visible a lo que se dice a través de ella y que, permanecería como palabra muda, adormecida entre las cosas”. Tenemos que descubrir esa “palabra muda” que está en entre las cosas, una vez que la palabra deje de ser muda nos permitirá descifrar los signos de un proceso histórico como el que estamos viviendo. Como el conocer será interpretar, hagamos uso de la acción del conocer, el informe que público “Tiempo Argentino” muestra la clase social que hoy gobierna y que está “organizada territorialmente” en San Isidro, Recoleta o Belgrano donde se ha formado las familias patricias y de las nuevas familias ricas, obviamente influyen como clase en el espacio de circulación y encuentros, Adam Smith decía en “Teoría de las Sentimiento Morales” que la clase que dominante impone la cultura, por ende, los usos y costumbres. Lo que evidencia que si esta conformación de clase social, que hoy ocupa el gobierno, cree que la solución a los problemas sociales son el libre mercado, el individualismo disfrazado de emprendedurismo, o la desregulación económica, tratara de transmitir esas ideas de forma territorial y no territorial (lo no territorial son las redes sociales y medios de comunicación), bajo valores inmutables como: libertad; y tal vez hará mutable el orden social imperante, un ejemplo es la desocupación que paso del 5.9% al 9.3% lo cual implica una modificación en el orden social con sus consecuencias económico-sociales diversas, bajo la idea la libertad de precios, de capitales, de compra de dólares y de comercio exterior ¿No deberían evaluarse con tiempo cada decisión adoptada?

Pasando revista, según el informe, Marcos Peña-Braun (Jefe de Gabinete) fue alumno del marista Champagnat (adonde fueron Fernando de la Rúa y Mariano Grondona); Estaban Bullrich (Ministro de Educación) fue al Saint Leonard´s (V. López); Carolina Stanley (Desarrollo Social) del St. Catherine´s Moorland School; Buryaile (Agroindustria) fue al, exclusivo, George´s College, de Quilmes; y por último Miguel Braun (Comercio Interior) que fue al St. Andrew´s (fundado en 1838). El primer signo de pertenecer es el colegio al que vas, dice “la señora” entrevistada por la investigadora y ¿Qué significa esto? Utilicemos, para comprender esto “el signo” a la luz de las palabras de Antonio Gramsci: La división fundamental de la escuela clásica y profesional constituía un esquema racional: la escuela profesional, para las clases instrumental; la clásica, para las clases dominantes y los intelectuales. El desarrollo de la base industrial tanto en la ciudad como en el campo creó una necesidad creciente del nuevo tipo de intelectual urbano: junto a la escuela clásica se desarrolló la escuela técnica (profesional pero no manual), lo cual puso a discusión el principio mismo de la orientación concreta de la cultura general, fundada en la cultural greco-romana 1 . El resultante de este proceso, en el caso argentino, fue que muchos dirigentes fueron formados en la educación pública, históricamente; la novedad tal vez tiene que ver con el avance de los colegios de elite donde se formó el poder. En las últimas décadas la educación pública -en el grado universitario- fue criticada bajo el slogan “en la UBA hay mucha política en las privadas no” en consecuencia “la política es corrupta”, en el caso de la UBA fue una institución, y lo sigue siendo, que amalgama a la sociedad ya que permite compartir el espacio –el aula- de conocimiento para diversas personas de distintos orígenes sociales, la universidad pública no elegí a quien enseñarle, simplemente forma-enseña a esos profesionales que podrán ocupar lugares prestigiosos en la función privada o pública o no. Por ello cuando se habla de subsidios estatales o se quieren privatizar o arancelar algunas instituciones, siempre hay un hilo delgado que puede tal vez confundirnos o hacernos tomar malas decisiones. Tomando un ejemplo con el tema subsidios a la energía en argentina, a partir de una frase ¿En qué país el Estado le paga a la gente la luz, o le paga el gas o le paga el bondi? Yo no conozco ninguno". Con esta frase abrió su último programa Jorge Lanata 2 . La nota de OETEC demuestra la falacia del comentario, además se puede observar en el cuadro construido sobre los subsidios per-cápita que los países que eran acusados de fuerte déficit fiscales o zonas de inseguridad jurídica son a la vez los países que redujeron sus subsidios a diferencia del comportamiento -disímil- que tuvieron, por ejemplo, los países de la Alianza del Pacifico (AP).

En el caso de las economías centrales (EUA, UK, Japón, Francia, Australia, Canadá), que fueron afectadas por la crisis del 2008, la mayoría implemento un proceso de devaluaciones y baja tasa de interés. Aun así aumentaron sus subsidios a la energía per-cápita.

Entonces, para el caso argentino, entre 2013 y 2015, hubo una devaluación de enero de 2014 y era el periodo de sintonía fina, redujo el subsidio per cápita, en u$s 263 sin comprometer el desempleo. La Universidad Púbica (o la UBA) será el lugar donde se habla de “política” pero continua aportan a la de-construcción de los “signos” de las “palabras mudas” que están entre “las cosas”, una cosa es el subsidio y hay que “reflexionarlo” como instrumento que muchos países utilizan para desarrollar sus economías de forma estratégica y evitarnos que una mala conclusión nos lleve a disminuir los niveles de desarrollo alcanzados como lo dijo el Índice de Desarrollo Humano de la ONU que en el 2015 publico que la Argentina 3 termino en el puesto 40°, 1° en la región desplazando a Chile, y está entre los países de “muy alto desarrollo”.

1 Ver además a José Luis Romero, La cultura occidental (Siglo XXI)

2 http://www.oetec.org/nota.php?id=1965&area=1

3 http://www.clarin.com/sociedad/argentina-desarrollo_humano- _onu-ranking_0_1486051443.html

Compartir en: