Hasta la memoria siempre

Hasta la memoria siempre

La Universidad Nacional de La Plata expresa su profundo pesar y acompaña a familiares, amigos y compañeros, ante el fallecimiento de nuestra querida Abuela de Plaza de Mayo, María Isabel Chorobik de Mariani, “Chicha”. Nació en San Rafael, Mendoza, el 19 de noviembre de 1923. En 1951, contrajo matrimonio con Enrique José Mariani, un destacado director de orquesta y violinista que falleció en 2003. El 24 de noviembre de 1976, en plena dictadura cívico-militar, las fuerzas de seguridad atacaron en la ciudad de La Plata la casa de su hijo Daniel Mariani y su nuera Diana Teruggi, militantes de Montoneros. Allí se encontraba su pequeña hija Clara Anahí, de apenas tres meses de vida. En aquella casa -actualmente declarada de Interés Municipal, Patrimonio Cultural de la Provincia y Monumento Histórico Nacional-, funcionaba la imprenta clandestina de la revista “Evita Montonera.” En el ataque, Diana Teruggi murió junto a otros cuatro militantes, y Clara Anahí fue secuestrada. Al año siguiente fue asesinado también Daniel Mariani.

A partir de aquella trágica jornada, comenzó la lucha incansable de Chicha por recuperar a su nieta. Recorrió cuarteles, comisarías, juzgados e iglesias sin lograr encontrarla. En aquella búsqueda conoció la indiferencia, padeció el maltrato y hasta sufrió amenazas.
Junto a Alicia Zubasnabar de De la Cuadra, “Licha,” con quien se vinculó a mediados del año 1977, decidieron crear una organización que nucleara a las abuelas que buscaban a sus nietos desaparecidos. Eran momentos dramáticos para los familiares de las personas desaparecidas: la indefensión y la impotencia se sumaban a la ausencia de respuestas gubernamentales, eclesiásticas y judiciales; mientras los recursos de habeas corpus eran rechazados sistemáticamente.

Decía Chicha en un reportaje que diera en julio de 2006 “Licha buscó a las otras abuelas que ya conocía de la Plaza de Mayo, nos reunimos y decidimos empezar a trabajar juntas. Éramos 12 en ese momento. A mí me asombró verlas con tanta serenidad; yo era un guiñapo, un llanto continuo, las veía a ellas tan serenas y decía tengo que ser como ellas. Primero nos dimos a conocer como Abuelas Argentinas con Nietos Desaparecidos. Pero fuimos creciendo, la gente empezó a conocernos y a llamarnos las Abuelas de Plaza de Mayo” En 1989, por diferencias con otras miembros, Chicha dejó Abuelas, y posteriormente fundó la Asociación Anahí (en honor a su nieta desaparecida, Clara Anahí Mariani).

Chicha fue profesora del Liceo Víctor Mercante de la UNLP. Su nuera Diana Teruggi y su hijo Daniel Mariani fueron estudiantes de las carreras de Letras y Economía en esta casa. En el año 2010, Chicha recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata, y ese mismo año se colocó su nombre en el Salón de Actos del Liceo. A nivel internacional fue reconocida por su incansable búsqueda de los niños apropiados durante la última dictadura militar, y por su participación en los juicios contra responsables de delitos de lesa humanidad cometidos en ese periodo.
La comunidad universitaria vive hoy con profunda tristeza la partida de Chicha, una Abuela más que se va sin abrazar a su nieta; hoy una mujer con su identidad robada.
Sentimos esta irreparable pérdida y acompañamos en el dolor a familiares y allegados, reconociendo una vez más la ejemplaridad de su lucha y comprometiéndonos férreamente a seguir buscando a Clara Anahí y a seguir construyendo el camino de la Memoria, la Verdad y la Justicia, tal como ella nos enseñó. La Comunidad Universitaria te saluda con un “Hasta la memoria siempre Chicha.”

Foto: Andrea Raina

Compartir en: