La industria manufacturera bajo el efecto ET y Vudu

La industria manufacturera bajo el efecto ET y Vudu

*Por Ernesto Mattos

Economista (UBA) 
Investigador FCE-UBA / CESO / C. C. de la Cooperación Floreal Gorini

 

La reciente nota de Ernesto Tenembaum (ET) titulada Caso Boudou: cuando se pierde la capacidad de pensarnos[1] invita a repensar, lo cual en estos tiempos parece algo peligroso. Por twitter estarán los trolls justificando la detención y la condena, ya!

ET nos concluye que En los casos de presos kirchneristas, la excepción pasó a ser algo habitual. Todos son apresados sin condena previa. Hoy es Boudou. ¿Quién será mañana? ¿Están seguros quienes festejan hoy que el clima actual durará para siempre? ¿Y entonces? ¿Quién celebrará cuando uno de los federales detenga a quien le ordene un poder de signo inverso al actual? ¿Se entiende por qué, en lugar de celebrar, tal vez haya que recuperar la capacidad de pensar? Repensar que fue el Colegio de Abogados de la Calle Montevideo –en sintonía con el gobierno- el que pidió –exigió- junto a una ONG “Será Justicia” y “Usina de Justicia”, ante el Consejo de la Magistratura que existe una demora excesiva en la tramitación de causas que, de ser confirmadas, afectarían el debido proceso[2]. Los argumentos por los cual el juez a) Lijo justificó la privación de la libertad en su creencia de que existe “la voluntad” de “ocultar sus operaciones” y que con ello “se deriva el peligro concreto de que la investigación esté siendo obstaculizada”. Sin embargo, ni en el caso de Boudou ni en el de Núñez Carmona especifica mediante qué actos o contactos podrían obstaculizar el proceso que lleva 5 años; b) El juez federal reconoce que Boudou siempre estuvo a derecho y no desoyó los llamados a declarar. El dictamen dice que “los imputados han cumplido con las obligaciones formales del proceso”. No obstante, cita el fallo de la Cámara de Apelaciones que “establece nuevas pautas interpretativas al momento de valorar los riesgos procesales”. El fallo es el que avaló el encarcelamiento, también sin sentencia, del ex ministro Julio De Vido.

No obstante, y apelando la invitación que nos hace ET: Dicho juez, es el mismo juez que está investigando la causa del Correo Argentino, en la cual está imputado el actual Presidente de la República, Mauricio Macri, y su familia, como dueños de la empresa SOCMA, que tiene una deuda de 70.000 millones de pesos con el Correo Argentino que el propio jefe de Estado intentó auto perdonarse[3]. ¿Acaso el Presidente de la Nación no podría entorpecer u obstaculizar la investigación dado el nivel de influencia política y económica? La excepcionalidad como lo plantea el periodista ET parece la punta del iceberg que se inició con la desaparición forzada de Santiago Maldonado –advertencia hacia los sectores solidarios fuera de la esfera de poder político- y de ahora en más los que asuman un cargo político deberán pensar dos veces si hacer algo parecido a estatizar las AFJP o ¿Acaso los representantes de los trabajadores no pensarán dos veces ir a un paro? Ante la pasividad de algunos sectores sindicales el gobierno avanzo, se sumó que la elección legislativa le permite acumular poder en la cámara alta y baja y subordinar a la oposición responsable. Por ello y ET aporta otro ejemplo que nos sigue convocando a la reflexión: El primero de esos ejemplos es la causa por la tragedia de Once. En solo tres años y medio, ese expediente recorrió desde los primeros requerimientos del fiscal de primera instancia hasta las condenas del tribunal oral. En todos esos pasos, se concluyó lo mismo: que poderosos empresarios y funcionarios del gobierno anterior eran culpables. Todo eso ocurrió durante el gobierno que era acusado, no luego de un cambio de poder. Nadie fue detenido en ese período. Nos surge otra pregunta ¿Se acabó la República? ¿Es una transición de régimen político? Fuerzas represivas que se reorganizan en armamento y un poder judicial presionado a ejecutar y colaborar en armar tapas de medios[4]. La realidad económica es la siguiente corre por otro carril. La industria en el acumulado de los primeros nueve meses de 2017 en su conjunto, el EMI registra un crecimiento de 1,5%, al compararlo con el mismo período del año anterior[5]. Pero si lo analizamos sectorialmente caen Productos del Tabaco, Sus. y Prod. Químicos y Alimentos y Bebidas un -4.2%, -1.5% y -0.8%, respectivamente en el mismo periodo. Si tomamos los mismos sectores para el mes de septiembre de 2017 vs 2016  la caída empeora -10.8%, -7.2% y -4.7%. El bloque alimentos y bebidas es el más importante del complejo industrial (representa un 22% del EMI) y es el más ligado al estado de ánimo de la población y de su poder adquisitivo básico, en cambio Productos del Tabaco representa un 0.71% pero Sustancias y productos químicos un 16.39%, entonces el peso de estos sectores, en el EMI, llegaría a casi el 40%.

                                                                                   

[1] https://www.infobae.com/politica/2017/11/03/caso-boudou-cuando-se-pierde-la-capacidad-de-pensar/

[2] https://www.pagina12.com.ar/73560-por-que-lijo-detuvo-a-boudou

[3] http://losandes.com.ar/article/view?slug=cristina-tras-el-arresto-de-boudou-macri-utiliza-la-justicia-para-perseguir-opositores

[4] https://www.infobae.com/opinion/2017/09/22/la-deconstruccion-de-la-hegemonia-en-argentina/

[5] https://www.indec.gov.ar/uploads/informesdeprensa/emi_10_17.pdf

Compartir en: