Los commodities a la baja y ¿los ingresos?

Los commodities a la baja y ¿los ingresos?

Por Ernesto Mattos
Economista (UBA) Investigador FCE-UBA / CESO / C. C. de la Cooperación Floreal Gorini

La situación económica argentina continúa su escena dantesca, aumentos desproporcionados en alimentos, especialmente en carnes y verduras en los últimos meses, seguido por otros productos de consumo masivo. Un segundo descenso está asociado a los recientes aumentos de tarifas en luz, gas, transporte, agua, sin descontar el aumento de los combustibles. Un tercer descenso y punto central de la economía son las tasas de interés que se mantuvieron en alza para secar la economía, lo que está trayendo algunas discusiones porque luego el resultado es una emisión anual que podría superar a la del 2015.

Entonces estas medidas en su conjunto tendrán un impacto directo en la actividad económica, préstamos con tasas demasiadas altas (prendarios, documentos a sola firma, adelanto en cuenta corrientes) que impiden que una mediana y pequeña empresa pueda apalancarse con el sistema financiero; el aumentos de las tarifas de los servicios públicos, que permitía tener una energía barata para que un taller y pyme y mantener un costo como la energía estable, y la devaluación del tipo de cambio del 40% que encareció insumos estratégicos para la industria en general.

El encarecimiento de la energía y la devaluación está complicando el desenvolvimiento de un sector que género el 60% del empleo privado durante el periodo 2002-2015. La caída en el consumo y la actividad económica impactan directamente en los ingresos que percibe el Estado ¿Cómo observamos esto? Al tomar los datos del primer bimestre de 2016 la recaudación tuvo un incremento interanual del 32.6%, si tomamos para el mismo periodo la variación interanual de los precios, en promedio, fue del 31% y 32.8% según el IPCBA y el IPCSL, respectivamente. Esta situación pone una alerta en la capacidad de recaudación del Estado ante los cambios en algunos impuestos internos y la derogación y reducción de los derechos de exportación para el agro y la industria.

Si bien la tasa de interés alta, indirectamente, se está utilizando para quitar presión a la compra de dólares, un alivio en estos meses -abril, mayo y junio- vendrá por la liquidación de cereales y oleaginosas que proveerán las divisas y así quitará presión al mercado cambiario aunque el dólar a diciembre de 2016 alcanzara los casi $17. Por otro lado, el precio de la oleaginosa que se encuentra en los 355 u$s/tn según los datos de Ministerio de Agroindustria para el mes de octubre, según ROFEX, el valor podría rondar los 354 u$s/tn. Lo que hace suponer que los niveles de ingresos, aunque la cosecha sea importante y se estima en 60 millones de toneladas, no variaran tanto. Por lo tanto, con este nivel de cosecha se estima unos 21.000 ó 22.000 millones de dólares de ingreso en divisas para el año 2016, si no hay grandes variaciones en el precio internacional, nivel similar al de 2008 pero inferior al de los últimos 7 años.

No obstante, la caída de los precios de los commodities complica el desempeño económico nacional, pero existen otros productos, además de la soja, como el petróleo. Si bien el petróleo barato es un alivio en el déficit energético argentino también ayuda a países como China y Estados Unidos. Por eso la reciente reunión de Doha en Qatar los países miembros y no miembros de la OPEP se reunieron para delinear la puesta en escena del congelamiento de la producción para el mercado internacional, sería retirar un millón de barriles diarios del mercado. Por ello, Irán que recientemente ha regresado a la OPEP, luego de que Estados Unidos levantara algunas sanciones sobre la economía iraní, mantiene una postura de no congelar la producción. Su participación hará incrementar la oferta. El barril de petróleo (ver imagen) llego a un pico de 131 dólares en 2008, pero la realidad que hoy está alrededor de los 37 dólares (2016), la primera caída del precio ocurrió en 2009. En 2009 el conflicto en la Franja de Gaza repunta al barril en enero pero en febrero baja a 43 dólares. Se mantiene en valores superiores a 100 dólares entre 2011 y 2015. El quiebre se da en 2015: la explotación y sobreoferta del crudo por el fracking en Estados Unidos, el auge de la producción del petróleo por parte de los países de la OPEP –que es lo que reclama Irán a sus socios- y la desaceleración de los mercados en Europa y Asia provocaron la caída abrupta del precio del crudo cerrando el año con 31 dólares1. Entre tanto los precios de los productos como el cobre, oro, plata también comenzaron a decrecer desde abril de 2011. Esta situación no solo genera ganadores por un lado sino perdedores por otro, y justamente los países productores y exportadores de materias primas son los más perjudicados. Solo cabe una pregunta ¿Qué hará cambiar esta tendencia? ¿Los países que se benefician del combustible barato podrán aprovechar este momento? Los países exportadores de materias primas ¿Qué políticas anti-cíclicas están aplicando en un momento de baja de precios de los commodities para no tener que recortar presupuesto o reducir los niveles de contención social?

En este escenario el FMI informó que la América Latina y el Caribe se contrajo un -0.1% mientras que el mundo creció un 3.2%. En el caso argentino según el INDEC2 (mar-16) informó un crecimiento económico del 2.1%. El informe de Abril el FMI proyecta que la economía nacional decrecerá un -1% (2016) y que recién en 2017 crecerá un 2.8% ¿será cuestión de pasar el invierno?

1 http://www.telesurtv.net/news/Cumbre-petrolera-en-Doha-20160415-0023.html#

2 http://www.indec.mecon.ar/uploads/informesdeprensa/pib_03_16.pdf

Compartir en: