Menos soja en Buenos Aires ¿Menos ingreso de divisas?

Menos soja en Buenos Aires ¿Menos ingreso de divisas?

Por Ernesto Mattos, economista (UBA), investigador FCE-UBA / CESO / C. C. de la Cooperación Floreal Gorini

Según el Informe Agropecuario de la Provincia de Buenos Aires[1], el trigo, próxima a finalizar las tareas de cosecha de la campaña 2016/17, tuvo una superficie provincial destinada que resultó un 23,1% superior con respecto a la campaña precedente. En el sudoeste bonaerense se registraron pérdidas de área por incendio. Para el caso del Girasol durante noviembre se dio por finalizada la siembra de girasol en el territorio bonaerense. Por efectos de factores climáticos en zonas con destino a éste cultivo, no llegaron a sembrarse la superficie inicialmente estimada. Aun así, el área implantada con girasol en la presente campaña experimentó un incremento de 14,8% en la provincia y 14,3% a nivel país.

La oleaginosa soja, a fines de diciembre de 2016, registraba un avance del 91% sobre las 6,7 millones de hectáreas con intención de siembra. La superficie provincial destinada al cultivo de soja resulta similar a la campaña 2015/16.

La cotización de granos durante el cuarto trimestre de 2016, con respecto, a las cotizaciones de los cuatro principales granos (soja, trigo, maíz y girasol) muestran un comportamiento estable. El panorama de la oleaginosa, pero a nivel internacional, muestra que la producción de Brasil será record, logrando las 108 millones de toneladas, que sumado al stock de Estados Unidos hacen prever una baja de los precios internacionales. Teniendo en cuenta que los precios internos, en Argentina para comercializar la soja, están cayendo en un momento de liquidación de cosecha, en el Mercado a Término de Rosario (ROFEX), el contrato de soja fábrica abril cotizo a u$s 224 la tonelada. Otro dato más que nos aporta desde la Bolsa de Comercio de Rosario, fue la caída en marzo –inicio fuerte de la liquidación de las divisas- de los precios internos de la oleaginosa pasaron de $3.900 (8 de marzo de 2017) a $3.500 (31 de marzo de 2017) la tonelada, a raíz del contexto internacional. Aunque si comparamos el precio –internacional- de la cosecha 16/17 (353,8 u$s/ton.) contra 15/16 (336,6 u$s/ton.) el precio es más alto, mediado por una devaluación (dic-15). Sin embargo, se nota que la situación actual está complicando la dinámica de entrega de mercaderías, como muestran los datos[2]: Mientras que para el 22 de marzo la industria lleva compradas 6 Mt de soja nueva y la exportación 4,6 Mt, totalizando 10,6 Mt; el año pasado para esta altura el sector industrial ya llevaba compradas 8,2 Mt y el exportador 5,1 Mt, totalizando 13.4 Mt. Un tercer dato que preocupa son las estimaciones realizadas por el Ministerio de Agroindustria de la Nación que prevé para esta campaña que la producción disminuirá en un 3,3%[3] respecto a la campaña anterior. La provincia de Buenos Aires, según el Informe Agropecuario, entre las campañas 2016/17 y 2015/2016, con un estado de avance de siembra del 91%, muestra una caída en las hectáreas sembrada del 9,8%, otro cultivo que cae en superficie sembrada –mismo periodo- es la Cebada cervecera en un 29,5%, mientras que los que mejoran su desempeño son el Maíz y el Trigo, en un 11% y un 23,1%, respectivamente, y no dejemos a fuera al Girasol que crecerá un 12,8%.

Otro detalle, no menor es la  caída de la participación a nivel nacional del Gran Rosario como puerto exportador. Según la Bolsa de Comercio de Rosario[4]  En el 2015 -desde Arroyo Seco a Timbúes- se despacharon 61,2 millones de toneladas de granos, harinas y subproductos, lo cual representaba el 82% del total nacional. En el 2016 se despachó más mercadería (67,7 millones de tn) pero bajó la participación en el total nacional al 78,4%. Crecieron los puertos de Bahía Blanca, principalmente. ¿Será un dato aislado o el inicio de una tendencia? Si bien hay una pérdida de participación a nivel nacional se mantiene entre los principales puertos: 1° Terminal VI, 2° RENOVA, 3° Cofco Nidera, 4° Cargill-Quebracho y 5° Molinos San Benite Slzo del Gran Rosario.

Entonces, el principal producto de exportación cede terreno a otros cultivos y teniendo en cuenta que los costos de producción[5] en el sector lácteo se duplicaron por la devaluación de diciembre de 2015, y la derogación de los derechos de exportación que pusieron a andar procesos de concentración y reubicación de inversiones que debido a la escala de productores, fueron los medianos y pequeños los más afectados en el sector lácteo. Por lo cual mientras el precio interno –por ejemplo de la carne- se incrementó junto con otros alimentos, generando una tendencia de convergencia entre los precios internos y externos. Sin industria ni construcción con señales de recuperación ¿Qué medidas profundizará el gobierno? ¿Continuará o no extendiendo el plazo de derechos de exportación para la soja? ¿Ampliará el financiamiento externo? Porque sin ingresos por comercio exterior y una recaudación por debajo de la inflación ¿Cuáles son los límites de esta política si la industria no arranca y la construcción tampoco? ¿Podrá el sector agropecuario traccionar a toda la economía y sus necesidades sociales?

 

 

[1] http://www.estadistica.ec.gba.gov.ar/dpe/images/Informe_Agropecuario_PBA_4toTrim2016.pdf

[2] http://www.bcr.com.ar/Pages/Publicaciones/informativosemanal_noticias.aspx?pIdNoticia=561

[3] http://www.estadistica.ec.gba.gov.ar/dpe/images/Informe_Agropecuario_PBA_4toTrim2016.pdf

[4] http://www.bcr.com.ar/Pages/Publicaciones/informativosemanal_noticias.aspx?pIDNoticia=557

[5] http://www.aacrea.org.ar/images/documentos/informes_micro/informe-microeconomico-46.pdf

Compartir en: