Propuesta 24: Migraciones ¿Chivo expiatorio? Y crece la fuga de recursos

Propuesta 24: Migraciones ¿Chivo expiatorio? Y crece la fuga de recursos

Por Ernesto Mattos / Economista (UBA). Docente e investigador FCEUBA-CCC-CESO. Recientemente los dichos del Senador Nacional por el Frente para la Victoria (FPV) marcan una línea que comenzó con el análisis del periodista estrella –hipercheckeado- Lanata, donde ambos pusieron el ojo en los migrantes como causal de todos los males de desempleo, caída de la industria, caída de la actividad, inflación y endeudamiento.

Tal capítulo de los Simpson -¿Y dónde está el inmigrante?- la culpa comenzó ser del “oso que bajo por alimento o empleo” descripto por el periodista estrella en su helicóptero, la situación de paralelismo sucede cuando Homero recibe un aumento de impuesto por financiar su seguridad, como el aumento de tarifas –electricidad, gas, agua- para financiar las inversiones de las empresas que darán mejor servicio al suceder esto.

Lo que significa que, en igual caso que los Simpson, son las personas las que financian las inversiones en lugar de las empresas, que recibieron subsidios durante más de un lustro ¿No deberían las empresas primero invertir?

Ante la situación de descontento social, una muchedumbre avanza hacia el ayuntamiento, Diamante –alcalde de Sprinfield- pone todo su liderazgo en marcha. Podríamos decir que Diamante al ser representante de la comunidad exclama como Pichetto: Sus impuestos son altos por causa de los inmigrantes, los inmigrantes ilegales, deshagámonos de ellos. Y Moe como voz del pueblo, que en su taberna recibe a diario a los trabajadores de la planta nuclear expresa: Inmigrantes, sabía que eran ellos, aun cuando eran los osos, sabía que eran ellos.

Tal situación de xenofobia se termina expresando en la escuela y los comercios que es donde el histórico hombre del minisúper se ve aterrorizado por la posibilidad de ser deportado.

No esta demás recordar que la argentina es un país compuesta por inmigrantes que, como decía Facundo Cabral, los argentinos descienden de los barcos. En el proceso de 200 años de historia nacional el mestizaje ha sido una variable, a veces no tratada, que merece su lugar en el análisis del ser nacional –Hernandez Arregui-. Un informe del 2005 dejaba asentado el siguiente panorama (1): Sin saberlo y tallado en el ADN, los argentinos portan un mensaje de sus antepasados. Y en el 56% de los casos el que lo legó dejó escrito simplemente un solo dato: su origen amerindio. De la población actual, el 44% desciende sobre todo de ancestros europeos, pero el resto —la mayoría— tiene un linaje parcial o totalmente indígena. Así lo determinó un estudio realizado por el Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Universidad de Buenos Aires, a partir del análisis de casos en 11 provincias. “Lo que queda al descubierto es que no somos tan europeos como creemos ser”, dice Daniel Corach, director del Servicio, profesor en la cátedra de Genética y Biología Molecular de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA e investigador del Conicet.

La realidad es que estas incursiones mediáticas de personas como Pichetto o Lanata tienen sólo una intención: desorientar en medio de una depresión económica y altas tasas de inflación combinado con incrementos en el endeudamiento y la no llevada de las inversiones prometidas el creciente desempleo y pobreza producto de las medidas adoptadas, que prometían revertir la herencia, parece que no fue así.

En momentos de crisis económica, algunos buscan en viejas recetas, plantear que el problema del descalabro económico social está en los inmigrantes. Esta receta conocida como guerra de baja intensidad, tiene su componente psicológico, y tiene como objetivo poner la culpa en el ajeno, el pobre, el laburante que sale a buscar trabajo pero como su aspecto no es el adecuado terminando por ser estigmatizado por sectores sociales que realmente son cómplices o parte del problema económico de la estructura productiva argentina. Lo complejo de esto es que sectores sociales de bajos ingresos comienzan a pensar que es el otro, el vecino el culpable de sus problemas, eso es lo peligroso de la situación.

En estos primeros nueve meses de la argentina se fueron en giro de utilidades y dividendos unos 2.179 millones de dólares, nueve veces lo que se giró en 2015. En 2015 se fueron, por la misma cuenta, unos 294 millones de dólares, eso equivale al total del primer trimestre del 2016. ¿Fueron los Apus, los Willys –concerje de la escuela- u Ottos –estudiante compañero de Lisa- los que fugaron esa cantidad de dinero al exterior? ¿Quién decidió el nivel de endeudamiento actual que alcanzará los 90.000 millones de dólares a finales de 2016 (2) ? Lo que nos queda es retormar la pregunta que suena en el capítulo de los Simpson ¿Alguien quiere pensar en los niños? Y sumarle en los jubilados de la mínima, en los trabajadores informales que ven complicada su situación donde el consumo aparente de carne bovina decrece y aumenta su exportación. En este contexto el gobierno planea otro aumento de las naftas ¿Esta medida servirá para bajar los niveles de precios existentes? Depreflación al palo.

1 http://edant.clarin.com/diario/2005/01/16/sociedad/s-03415.htm

2 http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-313571-2016-11-06.html

Compartir en: