Se elige el sucesor en la Provincia

Se elige el sucesor en la Provincia

Sin balotaje, el domingo se elige quién ocupará los próximos cuatro años el sillón de Dardo Rocha, donde se sienta un peronista desde 1987. Cómo llega cada uno
Se decide el sucesor en la Provincia
Resultados PASO

FPV 40,04%

Cambiemos 29,95%

UNA 19,66%

Progresistas 3,84%

FIT 3,44%

Aníbal Fernández se quedó con la candidatura a Gobernador del oficialismo tras vencer en las Primarias a Julián Domínguez. María Eugenia Vidal y Felipe Solá no tuvieron internas. En Progresistas, en tanto, el sector de Stolbizer derrotó al de Libres del Sur (Jorge Ceballos), y en el FIT, el PO, con Pitrola, le ganó al PTS, que llevaba a Christian Castillo; es decir, a la inversa de la interna nacional.

Eduardo D’Onofrio (Compromiso Federal); Vilma Ripoll (MST); Adolfo Aguirre (Frente Popular); Héctor Heberling (MAS); y Manuel Bértoli (Patria Grande) no superaron el piso establecido en las PASO para poder competir en las elecciones generales del domingo.

Sin Piso
El gobernador de la provincia de Buenos Aires se define en elección directa y por mayoría de votos, sin ningún piso impuesto a superar, ya que no hay balotaje.
Frente para la Victoria

Aníbal Fernández
Martín Sabbatella

Apoyado por el arrastre que puede tener por la candidatura presidencial de Daniel Scioli, de todos modos Aníbal busca fidelizar todo el voto oficialista que en las PASO dividió con Julián Domínguez, y no es fácil cuando varios seguidores de Domínguez podrían migrar su voto.

En las Primarias, los sufragios que fueron individualmente para Fernández sumaron menos que los conseguidos por María Eugenia Vidal, pero el candidato del FpV cuenta con la ventaja de tener el presidencial que más sacaría según las encuestas previas.

La fortaleza de la Tercera sección electoral le garantiza al FpV un piso alto para los demás competidores. En los distritos del sur del Gran Buenos Aires basó el kirchnerismo gran parte de su éxito en las Primarias, y busca repetir. También el FpV tuvo buena respuesta para la lista de Gobernador en los cordones primero y segundo de la Primera sección, menos en Vicente López, San Isidro, Tigre y San Fernando.

Debe recuperar votos en el interior provincial. La imagen de Aníbal Fernández no está bien, e incluso es la zona donde más difícil se le hace fidelizar el voto que en las Primarias fue para Domínguez. Las mayores dificultades aparecen en las secciones Quinta y Sexta (sólo ganó el FpV en siete distritos en cada una de ellas).

Las grandes ciudades, como La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Junín, Olavarría y Pergamino le fueron esquivas en las Primarias, y allí hay muchos votos que recuperar.

Aníbal primereó a algunos de sus competidores con anuncios como el de sus responsables en Asuntos Agrarios y Producción. Como contrapartida, la oposición centró la campaña en él y no paró de vincularlo con nexos poco claros y causas judiciales.

Cambiemos

María Eugenia Vidal
Daniel Salvador

En una elección directa, donde no hay balotaje, María Eugenia Vidal necesita por lo menos un voto más que cualquiera de los otros aspirantes para ser la sucesora de Daniel Scioli; una patriada para nada fácil.

La candidata de Cambiemos no solamente debe retener los 2.449.078 sufragios conseguidos el 9 de agosto, sino que además debe recortar una distancia de unos 850.000 respecto de lo que sacó el FpV con sus dos candidatos en las PASO; aunque está claro que esos votos no son transitivos en su totalidad hacia Fernández.

La alianza con el radicalismo crujió en algunos distritos y se fortaleció en otros, pero cómo terminará comportándose el voto radical en aquellos municipios donde el candidato boina blanca perdió la interna local, es una incógnita que revelará el resultado.

Como todo Cambiemos, Vidal necesita remontar en el Conurbano profundo, sobre todo en la Tercera sección electoral, donde se reforzará la fiscalización. En la Primera hay distritos bastantes seguros, pero en la mayoría también debe levantar respecto de las PASO si pretende obtener la Gobernación.

La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, tres de las ciudades más pobladas de la Provincia, acompañaron a Cambiemos en las PASO en todas las categorías. Los desembarcos de los candidatos provinciales y nacionales a esos lugares fueron constantes en la campaña.

Aunque en las secciones del interior les fue bien en todas, fundamentalmente en la Quinta y la Sexta, en Cambiemos creen que hay espacio para crecer en todas las regiones, como para compensar un poco más lo del Conurbano.
Vidal demoró en algunos anuncios sobre sus equipos de gobierno, fundamentalmente porque están atados también a la suerte de Macri. La campaña no se centró en los anuncios.

UNA

Felipe Solá
Daniel Arroyo

Felipe Solá es un arma de tracción para Sergio Massa, debido a que el centro de la campaña de UNA fue la provincia de Buenos Aires, y el candidato a Gobernador apuntó permanentemente al candidato del FpV, para mostrar diferencias.

La experiencia de Solá como ex Goberna-dor, al que se le reconoce haber llevado los destinos bonaerenses en momentos muy complicados, es un capital con que el massismo cuenta.

Si bien el primer objetivo fue desbancar a María Eugenia Vidal para pelear mano a mano con Aníbal, el hecho de no existir el balotaje en la Provincia hace que para tener verdaderas chances deba superar también al candidato del FpV, y para ello tiene que mejorar muchísimo la performance de las PASO, cuando obtuvo la mitad de los sufragios que todo el FpV.

Durante la campaña, además de las peleas con Aníbal, Felipe y Vidal entraron en un juego dialéctico en cuanto a la conveniencia o no de que los dos estuvieran en la competencia. Desde Cambiemos pidieron que Solá se bajara. “Son chicanas”, retrucó el candidato de UNA.

Solá basó su campaña en promesas para el campo y la seguridad de los bonaerenses, y sus recorridas apuntaron a aquellos distritos en los que les fue mejor a UNA.

El espacio de Massa debe defender municipios, y la tracción de toda la boleta es prioridad tanto para el candidato presidencial como para el postulante a la Gobernación; sin embargo, algunos intendentes fomentaron por abajo el corte de boleta para asegurarse retener sus comunas.

Aunque tiene el equipo definido para gran parte del gabinete si le toca gobernar otra vez, Solá demoró para dar precisiones acerca de quiénes lo acompañarían en las principales funciones al frente del Ejecutivo.

Progresistas

Jaime Linares
Juan Carlos Pugliese

Sin demasiadas chances, desde el espacio conducido por Margarita Stobizer buscan defender los votos conseguidos, y el objetivo es duplicarlos, para ver si, por lo menos, arriman con las boletas seccionales.

Progresistas concentra la atención en aquellas regiones donde se eligen diputados, para ver si puede perforar algún piso y hacer llegar legisladores.

Linares tampoco pudo hacerse fuerte en las PASO en su sección electoral (Sexta), ni en Bahía Blanca, donde gobernó con buena repercusión.

La opción más progresista quedó relegada por la pelea entre el FpV, Cambiemos y UNA.

Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Néstor Pitrola
Rubén Sobrero

Con Pitrola y el combativo Sobrero, el frente buscará capitalizar a todos los votantes que adhieren a la izquierda, al ser la única expresión de este estilo que quedó en carrera luego de las Primarias.

En las PASO, la lista de Pitrola aventajó por menos de 20.000 votos a la de Castillo, pero después de la contienda ambas fracciones se unieron para trabajar juntas.

Con el discurso afilado en los cuestionamientos permanentes al sistema, el FIT apuntala la campaña con la vista en lo legislativo. De todos modos quedó lejos en todas las secciones electorales como para lograr incorporar legisladores y reforzar la presencia de un diputado que consiguió en 2013.

Compartir en: