FMI: Las lecciones aprendidas de 2004 para evitar una crisis

FMI: Las lecciones aprendidas de 2004 para evitar una crisis

En el reciente III Congreso de Economía Política organizado por el Centro Cultural de la Cooperación y la Universidad Nacional de Quilmes, en una de las mesas centrales, se recordó aquel informe del FMI sobre las lecciones de la economía Argentina (2004). La oficina que realizo este informe contó con el apoyo de Miguel Broda.

El informe realizó una síntesis de las lecciones, aprendidas del periodo 1991-2001 (1) , y comprendidas entre “Supervisión y diseño de programas” y “Gestión de la crisis”.

El FMI aprendió que debe poner en discusión los regímenes de tipo de cambio fijo; continuar monitoreando la política fiscal pero además el monto global de la deuda pública; si no hay crisis de balanza de pagos mejor no celebrar acuerdos y dejar que el país se someta a la disciplina del mercado; deberá estar preparado a no dar su apoyo a políticas decididas por el país si las juzga inadecuadas para generar el resultado esperado, pero deberá explicar y fundamentar su decisión; y por último limitara su accionar cuando existan deficiencias institucionales arraigadas, si el país decide realizar otras reformas. Con respecto a la “Gestión de la crisis” si el FMI apoya una serie de medidas de política económica deberá evaluarlas rigurosamente y contar con una estrategia de respaldo, en caso de que no se cumplan algunos supuestos críticos; si hay preocupación sobre la sustentabilidad de la deuda y del tipo de cambio fijo, no es razonable suponer que los flujos de capital cambien voluntariamente de sentido; analizar las posibles reestructuraciones de deuda y si es posible ir disminuyéndola; retrasar las medidas para resolver la crisis podría tener un mayor costo social, fuga adicional de capitales y erosión de la calidad de los activos en el sistema bancario.

En tanto, parece que el representan, Alejandro Werner, Jefe del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI debería revisar los informes y lecciones aprendidas en el caso argentino antes de emitir declaraciones, ya que preveen cierta prudencia en las declaraciones que se realicen desde el organismo: destacó que el «cambio de política económica»; tras la llegada al Gobierno del presidente Mauricio Macri «va a controlar los desequilibrios que tenía esa economía», algo que provocará «un proceso de reactivación de la inversión» pero que en el corto plazo genera un «crecimiento negativo» de su PIB, y ¿Si los desequilibrios se descontrolan?

Una de las lecciones aprendidas pone especial énfasis en el tema fiscal y deuda pública. En el aspecto fiscal, el FMI no realizo declaraciones entorno al cambio de metodología que realizara el Ministro de Hacienda. El cambio parece que empeoro la situación, aunque todos saben que la metodología utilizada por Alfonso no es la que recomienda el FMI. Aún así hasta el economista José Luis Espert, en la nueva sección de UCEMA (2) , cuestionó la situación fiscal: ¿Cuál fue la respuesta, hasta ahora, del gobierno de Macri a la «cruz fiscal» que le dejó el kirchnerismo de un déficit (Nación más Provincias) de 7% del PBI? En primer lugar subirlo a 8% del PBI en 2016 y mantenerlo en 8% del PBI, tal como figura en el Proyecto de Presupuesto para 2017.

No obstante, la deuda publica sigue creciendo, entre nación y provincias alcanzan, hasta ahora, unos 47.000 millones de dólares a tasas que siguen por encima del 7.5%. Al respecto hasta el economista Miguel Broda (3) : Cuestionó, además, que las políticas aplicadas en los primeros nueve meses de gestión reflejen un preocupante aumento de la deuda en términos de PBI y aseguró: «La Argentina está por tocar fondo».

Supervisión y diseño de programas

Sin embargo, entre sus lecciones aprendidas el FMI pone el foco, además, en la fuga de capitales que fue parte del mecanismo del periodo de convertibilidad. En el caso Argentino en los primeros ocho meses se fueron por la cuenta Formación de Activos Externos del Sector Privado No Financiero (FAESPNF) unos 8.993 millones de dólares, de los cuales el 85% salieron en forma de billetes, simple transferencia entre cuentas. Se suma a ello los 1.819 millones de dólares girados en utilidades y dividendos (4) .

Un creciente endeudamiento, un déficit fiscal que no disminuye, con tasas de inflación superiores al 45%, según el FMI van estar alrededor del 40%, y una salida de recursos al exterior por casi 10.800 millones de dólares, en ocho meses. El panorama laboral tampoco muestra señales de recuperación, en la región Centro y Buenos Aires se perdieron 25.165 puestos de trabajo, lo mismo ocurre para NEA unos 4.127; NOA otros 7.424; Nuevo Cuyo otros 20.630; y Patagonia unos 7.977 puestos de trabajo menos. ¿Comenzará el FMI a monitorear estos datos para preveer financiar una crisis con viejas recetas? ¿Podrá esta vez advertir y frenar la crisis económica? El costo social fue alto en 2001.

1 https://www.imf.org/external/np/ieo/2004/arg/esl/063004.pdf

2 https://www.ucema.edu.ar/cea/perspectivas-espert-102016

3 http://www.infobae.com/economia/2016/09/01/miguel-angel-broda-aquellos-que-creimos-que-macri-

podia-ser-un-punto-de-inflexion-tenemos-cierta-desazon/

4 https://www.radiouniversidad.unlp.edu.ar/cae-la-inversion-y-crece-la-salida-de-recursos-recuperacion/

Compartir en: